Método PnK, tratamientos corporales y adiós celulitis

clinicasarabia.roscon de reyesSeguramente mañana habrá un rico Roscón de Reyes en nuestras mesas. Es la última celebración navideña hasta dentro de un año, y muchos esperan al fatídico día después para enfrentarse al espejo o la báscula. Sin embargo, los hoyuelos, las cartucheras y las piernas hinchadas están molestando seguramente desde hace muchos días.
La tan temida celulitis se origina fundamentalmente por una alimentación hipercalórica, (pastelería, harinas refinadas, azúcar, grasas y alcohol), combinada con un metabolismo (gasto calórico fisiológico y actividad física) por debajo de la ingesta alimentaria, y empeorada por desequilibrio hormonal, estrés, tabaco y herencia.
Puede clasificarse en tres niveles, dependiendo de su evolución o antigüedad:

  • Celulitis blanda. Grasa con buen contenido de agua.
  • Celulitis dura. Grasa hacia la denominada “inflamación crónica”.
  • Celulitis esclerótica, grasa muy sólida y degenerada, “en perdigones” o lipoesclerosis.

El tratamiento más eficaz en los niveles I y II es la dieta, terapia de drenaje y actividad física.
En el terreno de la Cirugía Plástica y Reparadora, la liposucción resuelve el problema definitivamente, siempre que la indicación sea la precisa y que el paciente sepa que deberá comer correctamente. Muchas veces, el olvidar esa fundamental coherencia dietética inutiliza y distorsiona una acertada intervención del cirujano.
Unos consejos generales:

  • Beber como mínimo 2 litros de agua al día.
  • Cocinar los alimentos a la plancha, al vapor o de forma sencilla, en todo caso evitando los fritos.
  • 30-45 minutos diarios de actividad física adecuada al nivel de forma individual.

Existen, además, otros tratamientos complementarios a una dieta o intervención quirúrgica:

  1. Hormonoterapia sustitutiva en casos de deficiencia endocrina.
  2. Mesoterapia. Es el tratamiento de elección no invasivo en los casos de grasa localizada. Consiste en inyectar a nivel subcutáneo y en las zonas más problemáticas, fármacos efectivos e inocuos, con el fin de movilizar y facilitar el drenaje de la grasa estancada en células e intersticios. Debe ser práctica exclusivamente de consulta médica.
  3. Los aceites poliinsaturados son, entre otras cosas, notables regeneradores de la piel, administrados por vía oral.

Cualquier tratamiento orientado a mejorar esa grasa subcutánea distorsionada, popularmente denominar “celulitis”, debe ser estudiada y prescrita por médicos especializados.
Se debe rechazar cualquier intrusismo o “moda”, no apoyada por suficientes estudios científicos y aprobada por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Deja una respuesta