Botox vs. Baby Botox, ¿Cuál es mejor?

El uso del botox para luchar con la aparición de arrugas o líneas de expresión es ya muy extendido.  De hecho, es posible que ya conozcas este tratamiento, ya que hemos hablado muchas veces de él aquí, en nuestro blog.  Utilizando una fina aguja inyectamos la toxina botulínica en los músculos del rostro para relajarlos e inhibir sus movimientos, realzando de nuevo las facciones y recuperando la armonía en el rostro.
Pero hoy venimos a hablar de un tratamiento muy similar, del que se habla mucho últimamente; el Baby Botox. Es una técnica cada vez más utilizada para prevenir la aparición de arrugas faciales. Pero, ¿sabes cuáles son sus diferencias con el botox tradicional? ¿Se aplica igual? ¿Obtenemos los mismos resultados?
 

Diferencia entre Baby Botox y Botox tradicional

La única diferencia que hay en ambos tratamientos es la dosis de toxina botulínica que se emplea a la hora de inyectar los músculos. En este método usamos dosis más pequeñas que las que se aplican tradicionalmente, para relajar los músculos de la cara y prevenir la aparición de las arrugas, así como para corregir pequeños surcos o marcas que ya hayan aparecido. 
 

¿Dónde puedo utilizar el Baby Botox?

El baby botox se usa del mismo modo que el botox, por lo que su uso y zonas de aplicación es el mismo, el rostro. Es decir, podemos utilizarlo para evitar la aparición de arrugas peribucales, en el entrecejo, frente, patas de gallo, etc. 

También puede utilizarse con otros fines, como para reducir la sudoración en zonas como las manos.
 

¿Cuánto dura el tratamiento?

Al igual que con el método tradicional, con la aplicación de inyecciones más pequeñas conseguimos aún así un efecto que dura entre 4 y 6 meses, dependiendo del paciente.
Un tratamiento continuado cada 6 meses, hará que su aplicación sea cada vez menos necesaria.
 

¿Cuál es mejor para mi?

El baby botox se utiliza por lo general en gente con una piel más jóven, que quiere prevenir arrugas o surcos faciales o tratar sus primeras apariciones en el rostro. Aún así, a la hora de aconsejarte uno de los dos tratamientos, siempre te recomendamos que pidas tu cita gratuita en la clínica para poder hacer una revisión de tu caso y obtener el mejor diagnóstico posible. 
 
Si necesitas más información o quieres que revisemos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de cualquiera de nuestros canales. En Clínica Sarabia cuidamos de ti.

Deja una respuesta