Drenaje linfático

DRENAJE LINFÁTICO: TÉCNICA Y RESULTADOS

El drenaje linfático es una técnica que reduce el edema y la hinchazón producidos por una mala circulación linfática. Realizado por profesionales expertos, tiene un efecto drenante, descongestionante, que además favorece la relajación a nivel muscular y nervioso, al mismo tiempo que mejora el sistema inmunitario, aumentando las defensas del organismo.

Drenaje linfático manual

El procedimiento comienza con la apertura de las vías linfáticas y continuando con presiones lentas y rítmicas, en sentido ascendente, por todo el cuerpo. De esta manera se canalizan de forma natural los fluidos intersticiales superfluos, favoreciendo el retorno venoso y linfático. Además, también se consigue una relajación total del cuerpo que se traduce en bienestar.

OTROS EFECTOS BENEFICIOSOS DEL DRENAJE LINFÁTICO

Este masaje es un aliado de los tratamientos anticelulíticos, pues ayuda a descargar las células adiposas y el líquido retenido. También está indicado durante las dietas de pérdida de peso, por su efecto diurético y desintoxicante. Es así mismo un aliado fundamental en los problemas de mala circulación.

Mediante el drenaje linfático se preparan los tejidos antes y después de ser sometidos a diferentes intervenciones quirúrgicas estéticas, ayudando así a potenciar al máximo los resultados.

Los comentarios están cerrados.