Bótox

TRATAMIENTOS FACIALES CON BÓTOX

El tratamiento con Bótox, marca comercial de la Toxina Botulínica, consiste en realizar pequeñas inyecciones en diferentes músculos faciales de una proteína natural purificada. Esta toxina contiene propiedades que ayudan a relajar el músculo. Con la aplicación del bótox de manera planificada y controlada, se consigue atenuar las arrugas de expresión.

Las zonas faciales donde más se utiliza el bótox son: frente, entrecejo y contorno de ojos. También se puede utilizar para limitar el exceso de sudoración en axilas y manos. Sus efectos son visibles entre 3 y 5 días y duran aproximadamente 6 meses.

Uso del botox en la Clínica Sarabia Botox, tratamientos facial para arrugas
VERDADES Y MENTIRAS SOBRE EL BÓTOX

El Bótox ha superado los 20 años y sigue imbatible. Su aplicación para el tratamiento de las arrugas de expresión es una técnica médica totalmente consolidada. Prueba de ello es que el año pasado en nuestro país se alcanzaron más de 800.000 tratamientos.

Y aunque sus máximos detractores argumentan que deja sin expresión, con las técnicas actuales con las que buscamos relajar y no paralizar la musculatura, los resultados pueden ser absolutamente naturales. De esta forma, nadie puede reconocer si usted se ha realizado un tratamiento con toxina botulínica o bótox, salvo porque tiene un aspecto inmejorable.

OTROS BENEFICIOS DE LA APLICACIÓN DEL BÓTOX

Recientemente el bótox acaba de recibir el visto bueno de las autoridades estadounidenses como tratamiento para las migrañas crónicas. Este tipo de cefalea es aquella que se produce al menos 15 días al mes y durante cuatro o más horas el día. Aunque los resultados  de los estudios aportados son discretos, se ha tenido en cuenta que el fármaco podría representar para muchas personas la diferencia entre ir a estudiar o trabajar con normalidad o, sencillamente, ser incapaces de hacerlo.

Los expertos han considerado que el botox es beneficioso como un tratamiento más, dentro del abanico de opciones que los neurólogos suelen combinar para intentar ayudar a estas personas. En nuestro país sólo se aplica en la actualidad a través de protocolos especiales, una limitación que probablemente cambie en los próximos meses.

Pero la cefalea crónica no es la única aplicación actual del bótox. De hecho, más del 50% de los tratamientos en los que se aplica la toxina son para indicaciones no estéticas. Sudoración excesiva, parálisis facial, dolores crónicos, estrabismo, espasticidad tanto en niños como en adultos, etc. La toxina botulínica se ha convertido en estos 20 años en el fármaco con mayor número de aplicaciones médicas y estéticas.

No cabe duda por tanto  respecto a las bondades de esta toxina convertida en medicamento para tratar y paliar enfermedades y la seguridad también y la eficacia en la medicina dedicada al embellecimiento.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL BÓTOX

¿Qué pacientes son aptos para la aplicación de este tratamiento?

Básicamente el bótox es seguro para la mayor parte de los pacientes, no está demostrada su seguridad en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Tampoco es recomendable en personas con enfermedad neurológica.

¿Cuál es la duración aproximada de los efectos del tratamiento?

Hay pacientes que se quejan de que los efectos le duran muy poco. Si bien es cierto que esto puede depender de la fuerza de la musculatura y anatomía del paciente, lo normal es que dure entre 4 y 6 meses. Menos tiempo puede responder a insuficiente dosis o a que el medicamento ha perdido potencia por permanecer excesivo tiempo abierto (debe usarse 24 horas tras su reconstitución). Dude de precios excesivamente bajos. Lo barato termina costando caro, sobre todo en temas de salud.

De hecho suele ocurrir lo contrario. Muchos pacientes comentan que a medida que reciben más tratamientos con bótox su efectos duran más. Parece ser que existe un papel “educador” del bótox sobre la musculatura facial. Pacientes que tenían un entrecejo o patas de gallo muy marcadas en su juventud, después de varios tratamientos notan que no pueden contraer como antes.

Cuando se deja de aplicar, ¿se notan más las arrugas?

Esto es un mito frecuente y es absolutamente falso. Lo cierto es que el efecto del bótox va desapareciendo gradualmente y que las arrugas vuelven poco a poco pero nunca más intensas que antes sino lo contrario. Algunos pacientes, tras dos o tres años utilizando la toxina, han pasado de tener un entrecejo muy marcado a tener la zona relajada aún sin la utilización del tratamiento con bótox.

El botox es una toxina, ¿puede ser peligrosa?

Todos los fármacos pueden tener efectos secundarios, sólo necesitamos leer el prospecto para comprobarlo. En el caso del bótox, estos son muy pocos y suelen suceder cuando se realiza sin la técnica adecuada o con poca experiencia. En todo caso estos efectos son pasajeros y en pocas semanas remiten espontáneamente. Su seguridad queda contrastada en base a la experiencia de más de 30 años en estrabismo, espasmos, musculares, tics, etc y a dosis muy superiores que en la estética.

El bótox no hace efecto a algunas personas

En nuestra experiencia en CLÍNICA SARABIA no hemos constatado ningún caso de resistencia al bótox. Siempre ha sido cuestión de dosis, es decir, que aumentando la dosis se responde al tratamiento. Cuando se utiliza en dosis muy superiores a la estética como en oftalmología o neurología, sí se ha descrito la aparición de anticuerpos neutralizantes. Pero no en el caso de sus aplicaciones en estética.

El tratamiento con Bótox deja el rostro sin expresión

El tratamiento inadecuado con bótox hace que determinadas personas no puedan gesticular en absoluto, dejándoles una cara “planchada” y poco natural. Poner una inyección de bótox no es sólo pinchar toxina , eso lo haría cualquiera con unas cuantas indicaciones. La técnica exige un perfecto conocimiento de la musculatura y mímica facial. También es necesaria una gran personalización de los puntos de inyección, distintos en cada paciente y la dosis en cada punto.

Es necesario evitar patrones fijos de aplicación y personalizar en los rasgos de cada paciente. En esto como en tantas cosas de la vida la experiencia es un aliado. El objetivo debe ser suavizar las arrugas y procurar un aspecto más descansado y fresco. Nos gusta que a nuestros pacientes les digan: ¡qué buena cara tienes! y no ¿qué te has hecho en la cara?. No es natural una cara sin gestos. Hay que suavizar las facciones que transmitan cansancio, tristeza o ansiedad pero no eliminar todas las arrugas.

Estos son algunos de los interrogantes más frecuentes que las y los pacientes tienen.  En este enlace podrás encontrar más respuestas a muchas preguntas habituales relacionadas con el bótox.

Los comentarios están cerrados.