Depilación con láser: eliminar el pelo, definitivamente

Existen ciertos tipos de láseres cuya longitud de onda es la idónea para actuar sobre la melanina, por lo que son adecuados para la depilación. La energía que emite el láser es absorbida por su cromóforo, la melanina del pelo y, cuando éste está aún en contacto con su folículo piloso, durante la fase anágena o de crecimiento, lo destruye por calentamiento.

Al existir menos cantidad de melanina en la piel con respecto al pelo (hablamos de morenos, castaños o rubios oscuros y gruesos), el calentamiento es selectivo, no se produce en la piel, permitiendo que ésta no sufra ningún daño. Es el motivo por el que se recomienda no estar bronceado desde al menos un mes antes de realizar la depilación con láser.

depilacion_con_laser_mujer_hombre_bilbao_clinica_sarabia

Además, los láseres para depilación incorporan un sistema para enfriar la piel, garantizando la efectividad del tratamiento mientras evitan molestias para el paciente. La adecuada intensidad de láser evita daños a la piel mientras destruye el folículo piloso.

Éste es el verdadero objetivo del tratamiento de depilación con láser, la eliminación del mayor número posible de folículos en cada sesión. Esto se consigue en sesiones sucesivas, mediante la aplicación de energía en los pelos, ya que los que están en fase de crecimiento (anágena) y todavía adheridos al folículo, conducen esa energía a las células que los generan. Es también el motivo por el que no es conveniente extraer el pelo (pinzas, cera…) como mínimo cuatro semanas antes de cada sesión, pues esto aumentaría el número de sesiones requeridas para eliminar el pelo de la zona definitivamente.

Se estima en 6 a 8 sesiones de media las necesarias para conseguir una zona libre de pelo (80% de vello eliminado), dependiendo mucho de las características del paciente en cuanto a edad y situación hormonal, y del grosor de pelo, color de pelo y piel, densidad por cm2 y tolerancia al tratamiento.

También hay que considerar que algunos folículos pilosos están inactivos años y se pueden activar en cualquier momento a lo largo de toda la vida, apareciendo pelos en zonas donde antes no existían, por lo que la eliminación al 100% no puede garantizarse de por vida.

Aunque la depilación con láser puede suponer un cierto desembolso inicial, no podemos considerarlo caro, comparándolo con otros métodos de depilación, y considerando los beneficios a largo plazo. El pelo no solamente es una cuestión meramente estética, sino que puede condicionar mucho la propia imagen y autoestima, como en el caso de vello facial. En zonas como ingles y axilas, es frecuente que se produzcan foliculitis que requieren antibióticos y eventualmente la intervención quirúrgica, y cuya única prevención es la depilación definitiva.

Publicado en Depilación Láser, Noticias | Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*