Cómo cuidar tu piel en invierno para prevenir arrugas cutáneas

prevenir arrugas en invierno

Prevenir arrugas es especialmente importante en invierno, cuando el viento y el frío pueden deshidratar tu piel. El clima, junto con los cambios bruscos de temperatura y la contaminación ambiental, provoca un mayor riesgo de formación de arrugas en esta época del año.

En un estudio japonés publicado en la revista ‘Experimental Dermatology’, ya se constataba que la sequedad de la piel [observada en invierno] contribuye a la formación de arrugas. Los autores del estudio comprobaron que el mecanismo de aumento de arrugas cutáneas se debe a que la sequedad incrementa la secreción de una proteína (MMP-1) involucrada en el envejecimiento cutáneo.

El clima invernal puede provocar la deshidratación de la piel al bajar la humedad aire, por efecto del frío y del viento, provocando una mayor sequedad. Los factores climatológicos propios del otoño y el invierno descompensan la temperatura de la piel y una reducen su metabolismo basal, provocando una gran sequedad cutánea.

La contaminación atmosférica, por supuesto, viene a empeorar la situación en esta época del año, por su efecto acelerador del envejecimiento cutáneo a través de la muerte prematura de las células. Se conoce desde hace años que la exposición a partículas ambientales nocivas aumenta los radicales libres y reduce los antioxidantes de la piel.

Como hemos mencionado, también los cambios bruscos de temperatura pueden alterar el equilibrio vascular y la protección hidrolipídica cutánea. El paso inevitable del exterior frío a lugares cálidos y secos por la calefacción y de nuevo al exterior de forma inmediata al entrar o salir de lugares cerrados como oficinas, bares, tiendas o los propios hogares genera dilatación de los capilares finos, que vemos como rojeces, y que en pieles sensibles tarda en desaparecer.

Cómo prevenir arrugas de forma efectiva en invierno: nuestras recomendaciones

Recomendamos preparar la piel antes de la bajada de los termómetros. La piel debe estar hidratada y nutrida, con una higiene facial adaptada a cada piel tanto por la mañana como por la noche y el uso de protector solar durante todo el año.

También es importante mantener una alimentación saludable, con una dieta rica en vegetales variados de temporada, haciendo hincapié en que nuestro plato se llene de color, garantizando un aporte en antioxidantes ligados a los pigmentos de los vegetales, vitaminas para nutrir y regenerar los tejidos las agresiones ambientales. Por otro lado, añade, “es importante también su poder antioxidante y la estimulación en la producción de elastina y colágeno”.

La mesoterapia aplicada de este modo logra estimular el metabolismo celular, reafirmando y reestructurando el tejido conectivo, puede reparar algunas imperfecciones postraumáticas, dando elasticidad y aportando hidratación .

Asimismo, se puede recurrir a tratamientos de medicina estética como la mesoterapia facial, que consiste en nutrir la piel e hidratarla con un combinado de vitaminas, antioxidantes y ácido hialurónico no reticulado mediante microinyecciones directamente en la piel.

Finalmente, en casos de pacientes con unos niveles extremos de deshidratación cutánea recomendamos un tratamiento de bioestimulación con plasma rico en factores de crecimiento, que consiste en la infiltración de factores de crecimiento autólogos, extraídos de la propia sangre, para darle un impulso al metabolismo celular a través de su propia carga biológica.

En Clínica Sarabia te ofrecemos estos y otros tratamientos que te ayudarán a cuidar tu piel y prevenir arrugas en invierno y durante todo el año. Llámanos sin compromiso.

Publicado en Algo personal | Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*